Eurovegas por encima de la salud

Yo no soy fumador activo y he de reconocer que desde que la Ley Antitabaco entró en vigor, me siento mucho mejor. No solo porque pueda (podía) estar en el patio del hospital sin tragar humo, si no también por que en las jornadas de ocio nocturno, puedo llegar a cada sin oler apestosamente a tabaco.

Pero desde hace un tiempo, más concretamente desde que Rajoy es Presidente, he notado que la prohibición de fumar en espacios públicos, en las cercanías de colegios o en hospitales ya no se mantiene a rajatabla y día tras día tengo que escuchar eso de “es que como ya se fuma en todos los bares”.

Pues ala, demos de nuevo un paso atrás hacia el tercermundista y volvamos al todo vale, olvidando que:

  • fumar reduce la esperanza de vida como consecuencia del mayor riesgo de enfermar a causa de problemas respiratorios, ateroesclerosis, hipertensión arterial, menor masa muscular, depresión, dislipemias, carencias vitamínicas, tumores, y demás.
  • los fumadores tienen más riesgo de sufrir alteraciones en la fertilidad, pérdida de memoria,insomnio, falta de productividad intelectual y de rendimiento físico.
  • las consecuencias que tienen los bebés de embarazadas fumadoras, quienes también tienen mayor riesgo de sufrir depresión, asma, alergias y trastornos de la conducta.

Y encima tenemos que leer noticias como la que ayer poblaba todos los medios de comunicación:

“Evidentemente, la prohibición de fumar se cambiará”

Son palabras textuales de la Presidenta de la Comunidad de Madrid en el día de ayer, en relación a la posibilidad de que se instale en Madrid el megaproyecto americano Eurovegas.

Y nuestra Ministra de Sanidad, Ana Mato ha señalado, en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial de Salud, que “fumar es malo para la salud” y que su departamento mantendrá la legislación vigente, aunque también ha dicho que está “dispuesta a estudiar argumentos”.

Yo sigo apostando por una vida libre de humos y seguiré “infectando” las redes con los hashtag:

#semanasinhumo y #tulodejastuganas

Anuncios

Superpadres

Tengo ganas de ser padre, el reloj biológico llama a mi puerta.

Os preguntaréis a qué viene esto?

Pues resulta que ayer “hablando” por twitter con Iñaki (@goroji) y con Javi T (@Kiovas34), este último nos decía que estaba a punto de ser padre ( como sé que me lees, espero que todo haya ido bien y a esta hora la madre y tu tengáis una nueva alegría en vuestras vidas). Pues bien, a raíz de esta conversación me di cuenta de que yo también lo necesito…

Pero claro, surgen tantas preguntas:

  • cómo educar a un hijo en el siglo XXI?
  • cómo educar correctamente a un hijo en el siglo XXI?
Y entonces di con esta noticia de hace unos meses,aparecida en El País: Curso para ser “padre de élite”.

La Fundación Universidad para Padres y Planeta lanzan una web que oferta cursos por 100 euros que enseñan cómo educar a los hijos”

La universidad de Superpadres nace, según sus creadores, con vocación de acompañar a los progenitores, “ese oficio tan complicado, tan bonito y tan digno, pero tan complicado de ejercer”, ha dicho Lara. Por eso, los impulsores dicen haber establecido un precio “asequible” para cualquier familia. “Y no quita mucho tiempo, con dos horas de dedicación a la semana es suficiente. Aunque pueden ser tan intensivos como quieran los padres”, ha precisado Vallés. Cada año habrá cinco convocatorias de cada uno de los cursos (en septiembre, noviembre, enero, marzo y mayo) y se puede acceder a ellos desde cualquier dispositivo con conexión a Internet: ordenador, iPad y tabletas o móviles Android.

No quiero menospreciar para nada el trabajo de Planeta ni de la Fundación Universidad para Padres, pero no creo que exista el manual perfecto para educar a un hijo: cada pareja es un mundo y entre los 2 creo que pueden encontrar el método adecuado.

Los que ya tenéis hijos, que creéis? Venga, unos consejillos siempre vienen muy bien.

Mejor a pié

Un 77,2% de los hombres y un 67,7% de las mujeres en Cataluña no alcanzan caminando las recomendaciones de actividad física”.

 

Este es uno de los titulares que se extrae de un reciente estudio llevado a cabo por Investigadoras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), lideradas por Catherine Pérez, del Servicio de Sistemas de Información Sanitaria, que han estimado el beneficio económico anual derivado de la reducción de la mortalidad al sustituir al menos un desplazamiento motorizado de corta duración por un paseo andando.

Podíamos leer por medio de AgenciaSinc.es este estudio publicado hace pocas fechas en el ‘European Journal of Public Health’ y en él se pone de manifiesto que ir caminando al trabajo, además de reducir el número de muertes y accidentes, ayuda a mejorar nuestra salud.

Yo tengo que confesar que raras veces voy andando, entre otras cosas porque ahora vivo en la otra punta de mi ciudad y el camino al hospital me resulta un tanto tedioso sobre todo en invierno.

Otros datos interesantes que se extraen del texto: La OMS, a través de la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, especifica la necesidad de practicar al menos 150 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada durante la semana. Caminar como medio de transporte se considera una actividad física moderada, adecuada para la consecución de los niveles recomendados.

Aquí es donde se nos vienen a la mente iniciativas como  Club del Paseo (@clubdelpaseo), que tal y como se ellos se presentan, son (somos): “Una forma lúdica de promoción de la salud mediante el paseo. Estamos en todos estos lugares.”

Tu paseas?…o te paseas?

Desconectar para conectar

Desconectar 

  1. tr. y prnl. Interrumpir una conexión eléctrica:
    esta tele se desconecta automáticamente.
  2. Interrumpir la conexión de una pieza con las restantes partes de una máquina o aparato:
    si desconectas ese cable no funcionará el ratón.
  3. Dejar de tener contacto o relación, separarse:
    se desconecta del trabajo en cuanto sale.
 Eso he intentado hacer yo estos últimos 10 días.
Como bien decía @manyez en esta entrada de hace unas semanas: “volver a llenar nuestro cesto de obligaciones desde cero, revisando una a una y pensando si son importantes o no”. Él hablaba de la gestión (sanitaria), pero a mi me sirve para ilustrar el proceso de desconexión que he llevado a cabo durante estos últimos días:
  1. dejar el busca del trabajo en silencio
  2. contestar a uno de cada 10 correos del trabajo
  3. trabajar en remoto 2 horas cada 3 días
  4. cerrar momentáneamente los canales sociales del trabajo
  5. reducir mi tiempo en twitter a 10 minutos al día
  6. no actualizar mi blog
Y he conseguido mantener mi mente despejada, el estrés que habitualmente inunda mis venas y se muestra en forma de marcas rojas no ha aparecido y sobre todo he podido dedicar más tiempo a mi familia, mi novia y mis amigos.

Una buena desconexión cada cierto tiempo que bien sienta!!!

300 segundos

O lo que es lo mismo: cinco minutos.

20120611-203012.jpg

Después de la jornada de ayer en Hospital Líquido y antes de llegar a la de hoy, me pare muy interesante hacer una pequeña reflexión de un proyecto que el San Joan de Déu nos presentaba ayer y que se llama 5 minutos:

-El Programa 5′ es una propuesta innovadora que pretende introducir como elemento complementario de la formación continuada tradicional, un sistema de formación caracterizado por ser dinámico, interactivo, de corta duración y semanal.

La finalidad que pretende es crear un espacio de intercambio de conocimientos, experiencias e información entre los profesionales.

Sesiones clínicas semanales de tan sólo 5 minutos, tratando temas de gran valor práctico para profesionales sanitarios, que son emitidas 2 veces a la semana y luego se pueden ver a través de webcasting.

Cinco minutos son mucho o son poco?
Haciendo un gran ejercicio de síntesis creo que son una vía muy valiosa para ofrecer formación en horario laboral en un medio como el sanitario, donde la rigidez e importancia de los turnos juegan un papel principal en la organización.

Todo el mundo tiene 5 minutos!! Ya no son las 50 horas de las que os hablaba ayer, ya no sirve la respuesta de siempre: no tengo tiempo.

Aprendizaje en pequeñas píldoras.

Prepara tu pastillero.

50 horas!!!

20120610-215056.jpg

A raiz de una entrada que escribí la semana pasada, @RafaelTimermans comentó algo muy interesante y yo le contesté, entre otras cosas esto:

-“sin ir más lejos esta mañana mantuve una conversación a modo de “socialización” con una compañera enfermera y es alucinante la diferencia de pensamientos y de motivaciones…Y lo peor de todo es que te dicen eso de ” yo no tengo tiempo”…y yo les digo: claro si es que los días de los frikis tienen 50 horas!!!!”

Viene esto a cuento de lo difícil que resulta llevar a cabo un proceso de socialización, o siendo más claro: actualizar a mis compañeros al mundo 2.0 para que descubran todo su potencial y lo puedan aplicar a su trabajo diario.

Pero siempre me encuentro con la misma respuesta: “yo no tengo tiempo”. Y claro, ante esta respuesta, tu puedes:

– seguir chocando contra un muro una y otra vez.
– explicar las ventajas de compartir e interactuar en la red, aún a sabiendas de que eso te llevará a la anterior respuesta.
– tirar la toalla.

Yo suelo seguir las 2 primeras opciones y cada poco tiempo vuelvo a la carga, intentando involucrar a más conpañeros para que descubran todo lo bueno que pueden encontrar en la red a través de grupos de trabajo, de wikis, de tweetups, de debates y de ese aprendizaje compartido que tanto me gusta.

Pero claro, cuando semana tras semana nadie lee las lecturas que envías por mail, ni los textos que cuelgas en los tablones, ni tan siquiera le dan a “me gusta” en los canales institucionales…pues mi caracter proactivo se decanta más por la tercera de las opciones propuestas.

Por suerte no dejo que esto llegue a suceder.

Photo by: 1sinfindepalabra.blogspot.com

Domingo de…verano azul!!

No voy a poner ningún video de nuestra serie de culto en la infancia, tan sólo un aviso:

PERIODO DE VACACIONES EN VERITAS EST IBI

Qué significa esto? Pues que la frecuencia de las entradas sufrirá pequeñas variaciones, aunque no pienso abandonar este pequeño rinconcito que ya forma parte de mi rutina diaria.

Mañana y pasado por lo de pronto, estaré en BCN en la conferencia Hospital Líquido y luego visita rápida a Santiago DC en el foro “Valorizando a cultura 2.0 no ámbito Sanitario”, donde espero encontrarme con buenos amigos…

Lo dicho, ci vediamo qui!!!

Póntelo, pón…

˙˙˙ǝpuop ɹǝʎɐ ǝp ɐíp lǝp séndsǝp…perdón, después del día de ayer donde muchos de nosotros nos unimos a la iniciativa “Somos Así”, ya fuese a través de twitter, facebook o cualquier canal social donde empezamos por darle la vuelta a cosas tan simples como nuestra foto de perfil, para simbolizar el cambio que queremos para vivir en un mundo mejor.

Hoy sábado post (coital imagino que para algunos…) os hablo sobre algo que recomiendo no poner del revés…y mucho menos después de usarlo: EL PRESERVATIVO

  • “el placer ha sido reconocido como un factor central de la organización en el comportamiento sexual de los hombres, incluyendo el uso del preservativo”
  • “Tradicionalmente, la literatura ha sugerido que dicha satisfacción y el uso del preservativo se perciben como conceptos excluyentes entre sí, con los hombres que los usan con menos frecuencia de manera incompleta o nunca, debido a preocupaciones sobre disminución en el placer, baja percepción de la excitación sexual, o dificultad para alcanzar el orgasmo”.

Pues bien, un reciente estudio publicado en la revista científica Journal of Sexual Medicine,  revela que no hay ninguna causa física que haga que el uso de preservativo disminuya el goce de la pareja en un encuentro íntimo.
Por lo tanto basta ya de excusas baratas y todos a ponerse el condón antes del “ñaca-ñaca”.

Soy raro?…o son ellos?

Me siento como “raro”… o en boca de la gente que me rodea: “friki”.

Hace poco os hablaba sobre el día de Orgullo Friki, y yo la verdad me siento muy orgulloso de ser cómo soy. Friki o no, no lo sé, pero lo que hago lo hago con mucha convicción y mucho sentimiento.

A qué viene esto? Pues a raíz de lo ocurrido estos últimos días con la recogida del premio que se le ha otorgado al hospital donde trabajo, me he dado cuenta de que la gente que me rodea no valora nada muchas de las cosas que para mi son muy importantes.

Es más, mucha gente que ni me ha visto en su vida, ha valorado más este premio y todo el trabajo que vengo desarrollando que cualquiera de la gente que me rodea día a día.

Aún diría más, las muestras de cariño y felicitaciones han sido más numerosas en 20 minutos en mi Timeline de Twitter que en 11 horas que he pasado hoy en el hospital.

Suena duro, pero a veces me siento mucho más cómodo manteniendo una tweetup en la red que hablando con mis compañeros de trabajo. La palabra que más utilizan para referirse a mi es: friki.

Creo que no he hablado más de 20 palabras con ellos sobre la promoción de la salud, sobre las apps de salud, sobre Dave deBronkart, sobre la web 2.0 o sobre el Teku20, por poner algunos ejemplos. Y eso que trabajamos en el mismo medio, en contacto con pacientes, con clientes, con nuevas tecnologías de la información y la comunicación…pero a veces me parece que trabajo en otra dimensión distinta.

Me gustaría poder comentar con ellos esta infografía que me llegaba gracias a la gente de En Genérico y en la cual:

“se ofrecen, resumidos en 7 principios, algunos datos de interés y consejos para que las personas  interesadas puedan extraer e interpretar correctamente la información encontrada sobre salud en Internet.”

 

Pero creo que no será posible por el momento…

Seré yo el raro?

Y hablando de raros, os recomiendo esta película de los años 30: Freaks:

  • La película fue interpretada por personas con deformidades físicas reales, incluso con padecimientos mentales No se utilizaron efectos especiales de maquillaje, excepto en una breve escena al final de la película.