Protocolos, adherencia y correos electrónicos

182_FotoCabecera1

“Protocolo: uno o un conjunto de procedimientos destinados a estandarizar un comportamiento humano o sistemático artificial frente a una situación específica”

Mucho se está hablando estos días de ellos a consecuecia del primer caso de contagio por ébola fuera de África y que ha sucedido aquí en España.

Los protocolos son esenciales en el trabajo diario de la mayoría de profesionales del mundo, ya sea desde el que recepciona tornillos en una ferretería hasta el que envía muestras a un laboratorio de Anatomía Patológica, pero en el caso de la atención sanitaria el número de protocolos se multiplica exponencialmente por el número de procesos que entran en juego y por el número de prácticas clínicas que se disponen.

Los protocolos clínicos consensuados y basados en la evidencia médica son un medio eficaz para mejorar la práctica clínica y a la hora de su creación e implementación es muy importante la prueba, el análisis de riesgos y el establecimiento de líneas de mejora antes de su puesta en práctica final.

Pero más importante que todo esto, está el hecho de que los profesionales a los que aplique un determinado protocolo, además de haberlo estudiado o recibido una formación previa a su puesta en marcha, tengan lo que se denomina “adherencia a los protocolos”, es decir, que estén habituados a su uso y por lo tanto estos formen parte de su rutina de trabajo diaria, con lo que el riesgo de desviaciones o errores se minimice al máximo.

La evaluación periódica de los protocolos es necesaria para conocer el grado de adherencia por parte de los facultativos y para identificar áreas de mejora y promover recomendaciones (como ejemplo se puede leer este estudio de la University of California titulado Adherence to research protocols in a clinical context: challenges and recommendations from behavioral intervention trials).

Por todo lo dicho, y sin entrar a valorar la responsabilidad en el caso del fallo/error en el protocolo puesto en marcha ante la repatriación de los 2 misioneros infectados con ébola, no se puede alardear de estar preparados para controlar y minimizar cualquier posible situación «de alerta y no de alarma» ante un posible caso de ébola, tal y como hizo hace unos días el Consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, cuando la adherencia a los protocolos existentes para este tipo de actuaciones ni se ha evaluado ni los profesionales tiene habituación a su uso.

Recibir y leer un e-mail con el protocolo no es tener “adherencia”. No.

Puedes comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s