Todo el trabajo al garete (no me toquéis la calidad)

Según la OMS, se define una atención de calidad aquella “que identifica las necesidades de salud (educativas, preventivas, curativas y de mantenimiento) de los individuos o de la población de una forma total y precisa y destina los recursos a estas necesidades de forma oportuna y tan efectiva como permite el estado actual de conocimiento”.

  • Perseguimos la calidad asistencial en nuestros hospitales, en nuestras clínicas, en nuestros centros de investigación, etc. Es cierto.
  • Invertimos en Seguridad del Paciente y en programas de mejoras de las prácticas clínicas. Es cierto
  • Invertimos en aplicar Sistemas de Gestión de la Calidad: desde ISO 9001 a Joint Commission, pasando por EFQM. Es cierto

Y ahora: mandamos todo el trabajo al garete.

También es cierto.

Era algo esperado por muchos de nosotros y tarde o temprano alguien tendría que dar la voz a de alarma. Recortes y más recortes traen consigo inevitablemente un descenso significativo de la calidad asistencial de nuestros centros de trabajo.

Los primeros en alzar la voz han sido los miembros de CECOVA, el Consejo de Enfermería de la Comunitat Valenciana, quienes apuntan que:

“el constante incremento de la desmotivación” de este colectivo ante los “sucesivos recortes laborales y salariales” puede provocar un “empeoramiento en la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes“.

No digo nada y lo digo todo.

Como no estamos para perder el tiempo, hoy cambio el video musical por otro más instructivo: Seguridad y Calidad Asistencial en el Paciente Hospitalizado, de la Comisión de seguridad y calidad asitencial. Seminario Infermera Clínica, con Lorena Tamborero, Esther Martín, Mónica Mármol, Yurema Martínez, Pedro Iglesias, Mireia Ródenas y José Mª Mata. Estades Clíniques II Hospital Clínic 2012.

Lávate las manos…

Esa sencilla actividad que todos realizamos a diario, ya sea al levantarnos, después de ir al baño o antes de comer, resulta de vital importancia en la atención sanitaria. Ese simple gesto de frotarse las manos con agua y jabón puede ser la diferencia entre una atención médica de calidad o una atención médica en la que se ponga en riesgo la seguridad del paciente.

Ayer por la tarde inicié el Curso Virtual de introducción a la Investigación en Seguridad del Paciente, enmarcado dentro del Programa de Seguridad del Paciente de la Organización Mundial de la Salud. Son cursos gratuitos que se realizan en todo el mundo y en varias lenguas y aunque abordan temas muy asistenciales, me interesa bastante.

En la primera jornada me llamó la atención el hincapié que se hacía en el correcto lavado de manos como concepto muy importante para la prevención de errores en la asistencia clínica. He investigado un poco y veo que en la propia web de la OMS existe un apartado bastante amplio con recursos muy completos sobre esta práctica.

“El lavado de manos es la medida básica más importante, y a la vez más simple, para prevenir las IIH, debiendo ser realizado eficazmente por todos los integrantes del equipo de salud, que deben incorporar este procedimiento a su rutina de trabajo.”

Esto nos recuerdan también en MedWave y nos acercan la Normativa Actual para Lavado de Manos Clínico y Quirúrgico. Indicaciones y Técnicas, libro disponible en .pdf para descarga directa.

“El principal objetivo del lavado de manos es eliminar la flora microbiana transitoria, constituida por Estafilococo áureo, Estreptococos y bacilos gramnegativos, y disminuir la flora microbiana residente de la piel, como se denomina a la población que está presente siempre y que incluye a estafilococos coagulasa negativos, difteroide, microcosmos y Micobacterio agnes, entre otros. Además, por supuesto, se busca prevenir la diseminación de microorganismos por vía mano portada.”

Recuerda por lo tanto estas indicaciones, yo tomaré nota por si algún día decido estudiar Medicina (nunca es demasiado tarde).